La Universidad tiene como expectativa que en 10 años el 50% de los cursos tengan un contenido virtual, lo cual se traduce en llegar a 1500 cursos en la nueva plataforma.

 

Las posibilidades que ofrecen los entornos virtuales a las y los estudiantes son muchas: facilita procesos colaborativos de aprendizaje por medio de nuevas herramientas, tanto para espacios físicos como virtuales.

Los entornos virtuales permiten un acercamiento con el estudiantado, logrando que el conocimiento se desarrolle en diferentes espacios.